Problemas de salud durante un vuelo

Primeros auxilios

Todos los aviones de Finnair están equipados con oxígeno medicinal, equipo de primeros auxilios, un kit intravenoso para uso por un facultativo y un kit para enfermedades infecciosas para su utilización en caso de enfermedad grave durante el vuelo. La tripulación de cabina utilizará este equipo para la protección de los pasajeros y el personal en caso de que alguna persona a bordo sufra una enfermedad infecciosa o se sospeche que pueda ser portadora de una enfermedad infecciosa.

La tripulación de cabina cuenta con formación en el uso de un desfibrilador para el tratamiento de arritmias cardiacas graves. Hay desfibriladores a bordo de todos los vuelos con aviones Airbus A319, A320, A321, A340-300, Airbus A330-300 y Boeing 757.

Problemas circulatorios en los vuelos largos

Al estar sentado en posición recta durante un largo periodo de tiempo aumenta la cantidad de líquido acumulada en las extremidades inferiores, produciendo hinchazón en los pies. La inmovilización prolongada puede ser un factor de riesgo en la formación de coágulos de sangre en las piernas (trombosis venosa profunda). Para evitar esto, es buena idea mover las piernas y los pies cada hora aproximadamente.

  • Haga clic aquí para obtener información acerca de los ejercicios durante el vuelo

    Ejercicios a bordo

    1. Apriete los dos puños y abra las manos rápidamente. Repita diez veces.
    2. Quítese los zapatos. Coloque los dos pies en el suelo, levante la parte anterior de la planta del pie separando los dedos al tiempo que aprieta los talones contra el suelo durante cinco segundos. Relaje. Presione la parte anterior del pie contra el suelo y levante las rodillas (puede hacer que el ejercicio sea más eficaz si presiona las rodillas con las manos) durante cinco segundos. Relaje los músculos. Repita todo el ejercicio diez veces.
    3. Apriete el cojín del asiento con las palmas de las manos y levante la rodilla hacia la barbilla; relaje. Repita con la otra rodilla. Repita todo el ejercicio varias veces seguidas.
    4. Deje un pie en suspensión sujetando el muslo con las manos. Gire el pie diez veces primero en una dirección y luego en la otra. Relaje. Haga lo mismo con el otro pie. Repita cinco veces.
    5. Gire la barbilla lentamente hacia el hombro derecho y mantenga la tensión durante cinco segundos; repita el ejercicio, pero en esta ocasión baje la barbilla hacia el pecho; repita el ejercicio y en esta ocasión gire la barbilla hacia el hombro izquierdo. Repita todo el ejercicio cinco veces.
    6. Levante los hombros lentamente hacia las orejas, relaje y deje que los hombros vuelvan a su posición natural; repita varias veces.
    7. Con los dos pies en el suelo, deslice las palmas hacia abajo por los muslos y las piernas hacia los tobillos, dejando que la espalda se curve de forma natural hacia delante. A continuación, deslice sus manos hacia arriba lentamente y enderece la espalda. Repita cinco veces.
    8. Ponga en tensión los músculos entumecidos por el asiento durante cinco segundos, relaje; repita cinco veces.

Problemas de oído ocasionados por cambios en la presión de la cabina

La cavidad del oído medio está conectada a la nasofaringe y por tanto al aire ambiente a través de la trompa de Eustaquio. La trompa de Eustaquio equilibra la presión del aire en el oído medio, protegiendo así el tímpano de los cambios en la presión del aire. Durante el despegue y el aterrizaje, la presión del aire en la cabina cambiará ligeramente, lo que podría afectar a sus oídos. Esto es algo completamente normal.

Durante el vuelo, la trompa de Eustaquio puede bloquearse parcialmente debido, por ejemplo, a un resfriado o una alergia, y es posible que la presión en el oído medio tarde un poco más de lo habitual en normalizarse como respuesta a los cambios en la presión de la cabina. Esto puede ocasionar molestias como dolor de oídos y podría traer aparejada una infección de la cavidad del oído medio.

Consejos para aliviar los problemas de oído durante el vuelo

  • Las molestias de oído pueden evitarse o minimizarse mediante gotas nasales disponibles en la mayoría de las farmacias. Si tiene gotas nasales, adminístreselas dentro de cada fosa nasal, con la cabeza hacia atrás y en posición tan próxima a la horizontal como sea posible. De esta forma, el líquido pasará a la garganta y llegará a las trompas de Eustaquio, ayudando así a que se mantengan abiertas. Utilice sus gotas o su aerosol nasal de 20 a 30 minutos antes de que el avión inicie su descenso.
  • Cuando el avión descienda, puede facilitar que los oídos se ajusten al cambio de la presión tapándose la nariz, cerrando la boca y exhalando, lo que fuerza el aire a penetrar en el oído medio. Tragar y bostezar también ayuda.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
Utilizamos cookies para proporcionar al cliente una mejor experiencia. Al continuar en este sitio, acepta la inclusión de cookies en su dispositivo. Si desea obtener más información, consulte nuestras cookies y política de privacidad, así como los términos de uso de este sitio web.